Diagnóstico prenatal - Malformaciones y cirugía reconstructiva

Con el desarrollo de la Perinatología y el diagnóstico por imágenes, cada día es más frecuente conocer previo al nacimiento si el feto tiene alguna malformación, sobre todo si estas son evidentes como son las fisuras de la cara, malformaciones del sistema nervioso central, cardiacas, etc.

Por esta razón, actualmente casi el 90% de las pacientes acuden a su primera consulta con el equipo especializado antes del nacimiento del hijo (a) con problemas, derivados por el obstetra que hace el diagnóstico.

Este concepto es de gran ayuda para el enfrentamiento que tendrán los padres en el momento del parto, al estar informados de la patología y de los pasos a seguir. Se sabe que desde el punto de vista psicológico esto disminuye la ansiedad y permite iniciar el proceso de aceptar la enfermedad del nuevo hijo, antes de su nacimiento. De tal manera que, en el momento del parto los padres están preparados para recibir un hijo “no sano” y no se transforma en un shock al enfrentarse con una malformación congénita.

Actualmente alrededor del 90% de las pacientes con diagnóstico prenatal de malformación tienen al menos una consulta con miembros del equipo especializado (cardiólogos, cirujanos plásticos pediátricos, cirujanos infantiles u otros según la malformación), antes del nacimiento.

El diagnóstico prenatal de una malformación obliga a realizar un examen exhaustivo en busca de otras malformaciones asociadas sobre todo cuando hay sospecha de malformaciones complejas incompatibles con la vida. Otros métodos más sofisticados de evaluación prenatal son la amniocentesis, biopsia placentaria, estudio cromosómico fetal, resonancia magnética fetal, etc. que pueden ayudar a confirmar el diagnóstico. Esto tiene relevancia cuando se diagnostican malformaciones complejas como la ausencia del cerebro (anencefalia), que en otros países, con leyes más liberales, la pareja tiene la opción de decidir si mantiene o no el embarazo a término cual fuere la malformación.

Feto de 22 semanas con fisura labial izquierda.
La imagen presenta un feto de 22 semanas con fisura labial izquierda.

Comentar

Debes estar ingresado para dejar un comentario.