El crecimiento facial acelerado o estirón propio de la pubertad evidencia características nasales muchas veces de tipo hereditarias que no son muy armoniosas ya sea en longitud, ancho nasal, o la presencia de una jiba dorsal que no era evidente en la nariz de la infancia. Esto asociado a la permanente autocritica y opinión de los pares con respecto a la imagen corporal, puede provocar un compromiso emocional bastante mayor que la realidad. Cuando el adolescente consulta por este motivo se evalúa el caso en cuanto a su alteracion funcional, grado de deformidad, compromiso emocional y etapa de crecimiento facial para determinar el mejor momento de realizar la cirugía. La rinoplastia estética o estética funcional se planificara según las características de la nariz tratando de ser lo más conservadora, y tener un resultado “natural” (rebaje de la giba dorsal, osteotomías laterales, afinamiento de la punta nasal, y en los casos de compromiso funcional asociarlo a una septoplastia.

Cuando son rinodeformidades asociadas a malformaciones faciales como la fisura labial uni o bilateral, estas alteraciones son inherentes a la patología de base, y presentan deficit de tejidos ( Ej, piel de columela), cartilagos hipoplasicos, presencia de mayor o menor cantidad de cicatrices por cirugias previas. Su correccion es bastante más complejas que una rinoplastia netamente estética y requieren de un cirujano con experiencia en este tipo de casos y la utilizacion de técnicas más sofisticadas. Estos casos se suelen asociar a retoques de la cicatriz labial, aumento del volumen del labio superior entre otros procedimientos, todos orientados a mejorar su apariencia y autoestima del adolescente.

Considerar en todos los casos la evaluacion del perfil completo ante la necesidad de mejorar la proyeccion del menton.

Comentar

Debes estar ingresado para dejar un comentario.