Las cicatrices hacen que el adolescente se sienta “perjudicado” con respecto a sus pares, adoptando ciertas conductas para disimular su defecto (alejamiento de actividades deportivas, cierto peinado o corte de pelo, determinada vestimenta, etc.).

En cicatrices faciales se le debe plantear claramente que con ciertos procedimientos quirúrgicos, la cicatriz se puede “disimular pero no desaparecer”, esto evitara decepciones post quirúrgica por expectativas muy altas con respecto a los resultados. La cirugía consiste en movilizar las cicatrices en el sentido de las líneas de expresión o a zonas de pliegues naturales para que sean menos evidentes.

En cicatrices de cuero cabelludo que provocan zonas de alopecias, en muchas ocasiones se debe plantear la expansión de piel para realizar cierre con entrecruzamiento de colgajos para lograr disimular la cicatriz ya que una simple resección de esta muchas veces deja una zona de alopecia mayor que la lesión original.

En secuelas de quemaduras, es importante la extensión del compromiso cicatricial, y la zona comprometida. Cuando se trata de secuelas en zonas especiales,estas pueden ser muy desfigurantes como por ejemplo una quemadura eléctrica de comisura que provoca microstomia produce alteración funcional y deformidad labial a la gesticulación lo que puede ser muy invalidante en un adolescente. Considerar que hay secuelas de quemaduras que se hacen más complejas por el desarrollo como ocurre en niñas que han sufrido quemadura de zona torácica anterior con respecto al desarrollo mamario.

Secuelas de trauma o enfermedades en extremidades que se presentan con asimetría pueden mejorar su estética enormemente con la colocación de un elemento protésico para lograr similitud. Ej. Paciente con secuela de osteomielitis de pierna que se corrige con una prótesis de pantorrilla mas lipoinyección de zonas de cicatrices mejorando notablemente su aspecto.

Comentar

Debes estar ingresado para dejar un comentario.